Categorías

octubre 26, 2021

CREI POR LO CUAL HABLE

"…Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos…" 2 Corintios 4:13

MANSEDUMBRE

MANSEDUMBRE Por Wayne Partaín       — Gálatas 5:22, “El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio”.      — ¡Bienaventurados (felices) son los mansos! Son herederos de las más ricas bendiciones de Dios, no solamente en el cielo, sino aun ahora en la tierra.   Jesús era manso    — Jesús era manso (Mat. 11:29), pero demostró en varias ocasiones su valor al corregir a los judíos (Mat. 21:12,13; Jn. 2:14-16). ¡Jesús no era nada tímido!    —  Marcos 3:5, cuando Cristo sanó al hombre con mano seca y los judíos solamente querían criticar y condenar a Jesús, “mirándolos … con enojo” también estaba “entristecido por la dureza de sus corazones”.
     .— Mateo 21:12, “echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo”. Es muy obvio que “manso” no significa timidez ni nada del estilo.      — Mateo 11:29, “Soy manso y humilde de corazón”.
     —1 Ped 2:23, “cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba”
     — Luc. 23:34, “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.”
     — 2 Corintios 10:1, “Yo Pablo os ruego por la mansedumbre y ternura de Cristo”.
     — El cristiano es imitador y seguidor de Cristo.
                           Esteban y Pablo eran mansos
     — Hechos 7:60, “Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió”. Demostró su valentía en su discurso que resultó en ser apedreado. Eran valiente, fuerte, pero también perdonó a los que le mataron.
     —  2 Timoteo 4:16, “En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta”. No significa «cobarde», ni «tímido», ni «pasivo», sino fuerza con gentileza.     — Pablo era manso (fuerte con gentileza). 1 Tes. 2:7,11, «fuimos tiernos entre vosotros, como la nodriza que cuida con ternura a sus propios hijos … así como el padre a sus hijos, exhortábamos y consolábamos a cada uno de vosotros».
   — Lo opuesto de «manso» es «arrogante», «soberbio», u «orgulloso».
                                     Moisés era manso
     — Números 12:3, “Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra”.
     — Sumamente fuerte, valiente, un gran líder del pueblo de Israel. Moisés era hombre muy manso (Núm. 12:3), pero reprendió severamente la idolatría del pueblo (Ex. 32:19).   El Cristiano es Manso    — Todo cristiano debe enojarse en ciertas circunstancias (Efes. 4:26), porque no debe ser indiferente hacia el pecado, pero el enojo sano requiere dominio propio. El manso es fuerte pero tierno, apacible.      — El cristiano no es indiferente hacia pecado. No es indiferente hacia la injusticia. No es tolerante del pecado. Es
capaz de sentir indignación justa contra el pecado y el error pero ama al pecador y quiere que sea salvo.      — Los mansos son espirituales y deben restaurar al hermano caído «con espíritu de mansedumbre» (Gál. 6:1). Esta virtud es compañera del amor y humildad (Efes. 4:2; Col. 3:12). Los predicadores y maestros deben ser manos para corregir al oponente con el espíritu de mansedumbre (2 Tim. 2:24,25). Es lo opuesto del espíritu querelloso y pleitista (Tito 3:2). Se pone en contraste con celos amargos y contención (Sant. 3:13). Debemos dar razón de la esperanza con mansedumbre (1 Ped. 3:15).      — La mansedumbre está relacionada estrechamente con la humildad (es fruto de ella), y también con la misericordia, benignidad y paciencia. Efes. 4:2, «con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros». Si somos mansos, somos pacientes y tolerantes; nos soportamos los unos a los otros (Gál. 5:26). Muchos problemas en la iglesia serían solucionados si hubiera más mansedumbre entre los miembros. Col. 3:12,13, «Vestíos de misericordia, de benignidad, de mansedumbre, de paciencia, soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros». Los mansos están dispuestos a perdonar.

                       El manso “no se irrita”, 1 Cor. 13:5
     — Gálatas 5:26, “No irritándonos unos a otros” … pero al mismo tiempo no ser tan fácilmente irritados o provocados.
     — Efesios 4:2, “con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor”.

                             Esta es una gran deficiencia
     — Hermanos que no quieren soportarse unos a otros no son mansos. Parece que algunos no quieren paz y que prefieren tener problemas, contiendas, disensiones y pleitos.
     — Dos características de estos: (1) fácilmente irritados; (2) difícilmente reconciliados.
     — ¡La mansedumbre resuelve los dos problemas! Mata el egoísmo. Cuando irritados, provocados, tener espíritu afable y apacible.

                               Mansedumbre no es timidez
     — El hombre manso se puede enojar… cuando debe ….. de la manera correcta ….. para el tiempo necesario …..
Como caballo domado. Los antiguos usaban esta palabra del caballo salvaje cuando es domado.
     — Todavía tiene su fuerza, pero ahora es manso y útil para el hombre.

                       Textos que enseñan la mansedumbre
                                     Para evangelistas:
1 Timoteo 6:11, “Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre”.
                                           Para todos:
Tito 3:1, 2, “Recuérdales que se sujeten a los gobernantes y autoridades, que obedezcan, que estén dispuestos a toda buena obra. Que a nadie difamen, que no sean pendencieros, sino amables, mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres”.
                                  Necesaria para aprender:
Santiago 1:21, “Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas”.
Salmos 25:9, “Encaminará a los humildes por el juicio, y enseñará a los mansos su carrera”.
                                    Necesaria para corregir:
Gálatas 6:1
“Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado”. ¡Palabras que suavizan!

                                    Anima, No Desanima
“Corrección” mal hecha provoca desaliento, depresión, más rebeldía.
Corrección bien hecha puede animar, convencer, llevar al arrepentimiento.
La mansedumbre evita que la corrección sea deprimente; es decir, tal corrección no produce desesperación, sino esperanza.

                              “Con mansedumbre corrija”
2 Timoteo 2:24, 25, “Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad”.

                             Tono de voz, manera de hablar

Mansedumbre usada de personas, cosas que suavizan …
Palabras que “suavizan” al hombre enojado, resentido.
Como ungüento para la herida.
Gentileza, para calmar, tranquilizar.

                     Actitud correcta cuando discutimos
                              Necesaria para responder

1 Pedro 3:15, “sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros”.

                          El ornamento más importante
1 Ped. 3:4, “Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios”.

                            Los mansos heredarán la tierra
Mateo 5:5, “Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad”. No dice que la heredarán “cuando Cristo venga”, sino que ¡ahora mismo reciben las más grandes, las más ricas bendiciones de la tierra!    — Los testigos del Atalaya enseñan que literalmente los mansos recibirán la tierra por heredad, mientras que los 144,000 habitarán el cielo. (El número «144,000» no es literal, sino simbólico; significa el número completo de los redimidos, Apoc. 14:4). La enseñanza de los «testigos» es otra de las ideas materialistas de que la tierra no será destruida (2 Ped. 3:10),
     — La promesa de que los mansos heredarán la tierra es semejante a lo que Pablo dice en 1 Corintios 3:21, “Así que, ninguno se gloríe en los hombres; porque todo es vuestro: 22 sea Pablo, sea Apolos, sea Cefas, sea el mundo, sea la vida, sea la muerte, sea lo presente, sea lo por venir, todo es vuestro, 23 y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios”.      — Véase la expresión «Recibirán la tierra por heredad» en el Salmo 37:9,11,22. Originalmente la palabra «tierra» se refería a Canaán. «Recibir la tierra por heredad» llegó a ser expresión proverbial del mayor bien. Significa, pues, las bendiciones supremas, la felicidad verdadera. Ahora mismo los mansos, los verdaderos discípulos de Jesús, reciben las más ricas bendiciones del mundo, Mar. 10:29,30; 1 Cor. 3:20,21; 1 Tim. 4:8; 1 Ped. 3:10-12; Fil. 4:6-13, paz, tranquilidad, contentamiento. El énfasis en todos estos textos es espiritual.        — Desde luego, Dios nos bendice físicamente, y nos prospera en muchas formas, pero es muy obvio que el énfasis es espiritual. (Por ejemplo, Mar. 10:29,30, ¿recibirán literalmente ahora en este mundo 100 madres? ¿o cien esposas?) D. Los mansos son capaces de disfrutar de las más ricas bendiciones de la tierra (es decir, las bendiciones espirituales). Los soberbios, arrogantes, falsos maestros (como los «testigos»), y otros rebeldes no son capaces de disfrutar de ellas. No son bendecidos ahora y ¿qué les espera después?      — ¿Cuándo, pues, heredarán los mansos la tierra? Ahora mismo. Mat. 5:5 nos da la promesa y garantía de recibir ahora mismo los beneficios más grandes del mundo si somos mansos. La una cosa acompaña a la otra. Si existe la condición (la mansedumbre), existirá al mismo tiempo la bendición. Considérese esta ilustración: «Felices son los que cancelan puntualmente sus deudas, porque ellos gozarán de buen crédito». ¿Cuándo serán felices, gozando de buen crédito? Al mismo tiempo que cumplan puntualmente sus compromisos. Una cosa coexiste con la otra. Siempre serán felices, gozando de buen crédito, si siguen pagando puntualmente sus deudas. De la misma manera, los mansos heredarán la tierra. La bendición coexiste con la condición, el carácter manso. Los mansos gozan automática e ineludiblemente, las más grandes bendiciones de la tierra, por ser mansos. El pecado trae su consecuencia negativa y la virtud trae su consecuencia positiva. Compárese Gál. 6:7,8.
                               Debe penetrar la vida entera
     — Santiago 3:13, “¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre. 14 Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad”.